Rebelión en el mundo científico por los recortes de fondos

Jóvenes científicos reclaman que se mantengan los cupos de ingreso al Conicet para los que fueron evaluados y aprobados.

El directorio del Conicet y referentes nacionales apoyaron los reclamos; ofrecen prolongar algunas becas hasta marzo

El sol caía a pique ayer al mediodía sobre el playón del Polo Científico que alberga la sede del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva (Mincyt). Pero ni el calor ni el desmayo de una joven al borde de la deshidratación hicieron dispersar a cientos de sus colegas que desde el lunes pasado se turnan para mantener la toma pacífica de esta dependencia en reclamo por el drástico recorte anunciado en los ingresos al Conicet: de los 874 recomendados por dos comisiones de evaluación para iniciar la carrera del investigador, sólo serían admitidos 385, más unos 70 que ingresan desde el exterior.

Los representantes de las agrupaciones Jóvenes Científicos Precarizados, ATE, UPCN, Becarios Empoderados, y Ciencia y Técnica Argentinas (CyTA) tenían prevista una reunión con Lino Barañao a las 10, pero no fueron recibidos hasta varias horas después. Durante el día, los subsecretarios Rodolfo Blasco y Jorge Aguado estuvieron trabajando con el resto del gabinete en la búsqueda de soluciones, mientras el ministro concurría a la Casa Rosada para gestionar fondos extras.

Al caer la tarde, trascendió que el Ministerio había ofrecido prolongar algunas becas hasta el 31 de marzo para resolver parcialmente el problema, aunque se anticipaba que las organizaciones no lo aceptarían.